Xalapa.- Las guardias vecinales conformadas en colonias de la ciudad se han incrementado semana a semana ante el incremento en la inseguridad en el estado.

Actualmente estos grupos están presentes en colonias como Lomas del Seminario, Lomas Verdes, la Reserva Territorial y fraccionamientos como Las Fuentes y la recientemente conformada en la colonia Lerdo de Tejada, en donde los vecinos tundieron a un ladrón que intentó entrar a robar a una vivienda.

Una de las guardias vecinales más organizadas es la de los vecinos del fraccionamiento Las Fuentes, que hace tres meses se unieron para hacer rondines nocturnos por sus calles a fin de inhibir los robos, que llegaron a ocurrir hasta cuatro veces por

semana.

El operativo fue tal que se logró disminuir la incidencia de delitos en esta zona, pues en la vigilancia participaron mujeres, jóvenes, hombres y hasta adultos mayores; sin embargo, a tres meses de iniciar, se disolvió por la falta de apoyo de las autoridades

estatales.

Al respecto, Arturo Viveros, residente de la zona, aseguró que el temor a ser agredidos los hizo desistir, pues aunque solicitaron en más de una ocasión que una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) los acompañara a hacer rondines, jamás accedieron.

Narró que la justificación de las autoridades es siempre la misma, que no cuenta con los elementos suficientes para atender a las colonias en la ciudad.


Se organizan

A raíz de esto, dijo que “la gente comenzó a flaquear” y ya no se hacen los rondines, y ahora cada calle se ha organizado como puede, algunos impiden el paso a estas, otros contrataron seguridad privada y algunos más, están conscientes de que es cuestión de tiempo para que entren a robar a sus hogares.

“Los vecinos de mi calle lo que hicimos fue contratar seguridad privada, no siempre se puede, hay gente que queda, pero en lo que cabe vamos bien”.

Pero con la disolución de esta guardia aumentaron nuevamente los robos, por lo que ahora no solo hay robos a casa-habitación, sino que hay bandas de taxistas que ingresan a la unidad, fungen como colectivos y a medio camino despojan a los vecinos de sus pertenencias.

“Ahora son taxistas los que entran, hacen colectivos y a medio trayecto te asaltan y se aprovechan. Se implementó un retén y hacíamos cacerías de brujas, llegó la autoridad y comenzaron a armar los retenes y paraban indistintamente a automóviles y taxis”.

“Ya cansados los vecinos, empezamos a poner muros, a cerrar calles y si municipio no nos apoya que no entorpezca”, dijo.


AVC