Orizaba.- Con el resguardo de la Marina Armada de México y la Secretaría de Seguridad Pública, Jairo Guarneros Sosa se recupera en un sanatorio particular de la ciudad; su estado de salud es estable y se espera que se cumplan las 24 horas para que no presente algún tipo de complicación, tras el atentado del que fue objeto la tarde del jueves cuando se encontraba afuera del domicilio del Colectivo Cihuatlahtolli.

La presencia de los marinos y de elementos de la Policía Estatal ha sido permanente y se extendería durante toda la estancia de Guarneros en el sanatorio.

En entrevista previa a la marcha de protesta realizada ayer, María de la Cruz Jaimes, esposa de Jairo y también activista social, recordó que en muchas ocasiones, el alcalde Juan Manuel Diez Francos le expresó que no es una persona grata para Orizaba.

Desde la madrugada de ayer llegó la Marina a reguardar el hospital, pues “no confiamos en la Policía Municipal, se nos hace muy extraño que después de lo que sucedió el día anterior con lo del choque de la patrulla, Jairo salía a la camioneta y le dispararon, no sabemos quién fue, no podemos decir quién fue”, comentó.

Aclaró que Jairo Guarneros Sosa es un hombre que no tiene problemas personales con nadie, por el contrario, se dedica a apoyar a la gente, está en las causas justas y no saben de dónde venga este cobarde atentado.

Los hechos ya fueron denunciados ante la Fiscalía General de la Región, están en espera de que se hagan las investigaciones pertinentes.

AGRESOR

II Jairo sí vio a la persona que le disparó, pero no lo reconoce y no sabe quién es, dijo que el arma se le trabó y por eso ya no le dieron más disparos, aunque en el suelo había tres casquillos.

II DE LA REDACCIÓN