Nogales.- Un sujeto fue abatido a balazos por oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública luego de enfrentarse con ellos, pues el hombre se negó a que los oficiales revisaran el automóvil en el que viajaba. Los hechos ocurrieron ayer por la madrugada a la altura de la gasolinera de la comunidad de Balastrera.

El hoy finado de aproximadamente 30 años de edad, vestía una chamarra azul deportiva y un pantalón de mezclilla, además tiene un tatuaje en la espalda. El cadáver permanece en la funeraria Vásquez para que le sea practicada la necropsia y esperar su identificación.

Al occiso le fue asegurada una metralleta AR-15, que presumiblemente utilizó para enfrentarse a los policías estatales, por lo que junto con un carro Tsuru blanco, placas YKT-33-97, fueron puestos a disposición del Ministerio Público de Ciudad Mendoza.

Enfrentamiento

Estos hechos violentos ocurrieron la madrugada de ayer, cuando el hoy extinto se encontraba en compañía de otro sujeto (que logró escapar) a bordo del citado vehículo a la altura de un puente por el rumbo de la gasolinera de Balastrera.

Minutos después, una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública donde viajaban varios uniformados fuertemente armados, descubrieron aparcado ese coche y a los hombres en una actitud sospechosa, por lo que se acercaron para realizarles una revisión de rutina.

De pronto y sin ninguna explicación, los recibieron a balazos, por lo que los policías repelieron la agresión, y uno de los presuntos delincuentescayó abatido por las fuerzas del orden, mientras que en la confusión y en medio de la oscuridad su cómplice logró escapar, y no fue capturado a pesar del impresionante despliegue policiaco que fue implementado en esa zona.

Los estatales solicitaron la presencia de la Fiscalía quien en compañía del comandante de la Policía Ministerial, Tomás Espinoza y de los peritos de los Servicios Periciales arribaron al sitio del enfrentamiento, los cuales luego de iniciar las diligencias correspondientes, ordenaron el levantamiento del cadáver.

II DE LA REDACCIÓN