La doble tragedia invadió a una sola familia, pues dos primos desparecieron el mismo día, el 11 de julio de 2016 cuando hombres armados entraron en su hogar y se los llevaron en el Puerto de Veracruz.

Francisco Javier Vargas García, uno de los primos, fue desaparecido hace poco más de un año, a la edad de 27 años. Era licenciado en comercio exterior, como todo joven, tenía sueños por cumplir y metas por alcanzar.

Entre cinco y seis hombres entraron a su hogar, tirando reja y puerta principal a plena luz del día, alrededor de las 5:30 de la tarde. Dijeron eran policías federales y amagando a toda la familia con armas cortas, se los llevaron.

Él estaba en su recámara, lo amagaron y se lo llevaron. Desde entonces, toda la familia se ha empeñado en buscarlos, en vida, en fosas, y hasta ahorita sin ningún resultado concreto.

“Devuélvanlo, digan dónde está”, es el clamor de la familia, mismo que se ha elevado en cada protesta y en cada reunión con autoridades.

Francisco Javier tiene sueños que cumplir, ha dejado un vacío muy grande tanto en su familia como en la comunidad, pareciera que es una historia más de impunidad.

II DE LA REDACCIÓN