Nogales.- Un grupo de albañiles privó de su libertad a varios empleados y a los apoderados legales de la ferretería El Faro, por órdenes de su patrón al haberse negado a pagar aproximadamente 9 mil pesos, por el material de construcción que habían solicitado.

Incluso elementos de la Policía Municipal que arribaron al lugar a bordo de una patrulla, no pudieron hacer nada y tampoco lograron salir, pues los alarifes atravesaron una camioneta roja a media calle y les impidieron el paso.

Se supo que un supuesto arquitecto realizó un pedido de material diverso para construcción a la ferretería El Faro, el cual solicitó se lo llevaran a una bodega en la calle 16 de Septiembre de este municipio.

Minutos después, una camioneta blanca de redilas de la ferretería, llegó pero inexplicablemente el arquitecto se negó a pagarles y ordenó a un grupo de albañiles los privaran de su libertad y les impidieron que se retiraran y se llevaran la camioneta.

Uno de los empleados se comunicó con el dueño de ese establecimiento para informarle lo que estaba sucediendo y de inmediato envió a sus apoderados legales, los cuales a bordo de un automóvil verde arribaron a ese inmueble, pero nuevamente los alarifes con dos camionetas una Nissan gris, placas XW-66-994 y una Chevrolet blanca matrícula XY-66-690, les cerraron el paso y les impidieron salir, a los cuales prácticamente privaron de su

libertad.


Leobardo Lima

EL MUNDO DE ORIZABA