El triángulo del terror conformado por Honduras, Guatemala y El Salvador ha expulsado a miles de centroamericanos, desmembrando familias que huyen de la violencia de sus países al ser amenazados de muerte.

La pobreza y falta de empleo, es un factor que ha pasado a segundo término cuando un centroamericano decide dejar su país, el principal motivo es la violencia, el apoderamiento de las vidas y propiedades de bandas delictivas que han tomado en control de las ciudades.

La mayoría de la gente que decide huir de su país, es porque han sido amenazados de muerte y perseguidos, incluso alguno de sus familiares han sido asesinados al negarse a pagar cuotas, protección o integrarse a labores de la delincuencia.

Estamos reclamando el derecho al refugio, sin embargo también se han enfrentado al acoso de las autoridades, por ejemplo, en Tierra Blanca, Migración y la Policía federal intentaron montar un operativo y bajar a los migrantes del tren, al unirse éstos con consignas como “el pueblo unido jamás será vencido”, los agentes se retiraron.

También, mientras venían a Orizaba, la caravana de mujeres fue rodeada con camionetas de Migración a manera de intimidación psicológica.


De la redacción

EL MUNDO DE ORIZABA