Río Blanco.- Edgar Espinosa Ramírez, policía municipal, que resultó lesionado la madrugada del domingo en la comandancia municipal de Rafael Delgado, abandonó las instalaciones del Hospital Regional de Río Blanco, una vez que las autoridades ministeriales comprobaron que las lesiones que presentó no ponen en peligro su vida.

La Fiscalía General del Estado confirmó que el uniformado abandonó por sus propio pie las instalaciones del hospital; luego de mencionar que los fragmentos desprendidos del proyectil no causaron daños en la humanidad del gendarme Edgar Espinosa, desmintiendo a las autoridades que tenía dos balas en el cuerpo.

Las autoridades por su parte, abrieron dos carpetas de investigación, la primera por el asesinato del joven empleado José Luis Ramos Pérez, la cual se integra en la Fiscalía primera; la segunda por lesiones en agravio del policía Edgar Espinosa Ramírez, la cual integra el titular de la Fiscalía Itinerante, Ribay Peralta Varela.

La fuente subrayó que el gendarme rindió su declaración ante el secretario actuante Antonio Hernández García, manifestando que todo fue muy rápido, indicando que salió cuando escuchó las detonaciones, pero no identificó a nadie.

El funcionario aclaró que el policía supuestamente baleado presentó lesiones en cuerpo, pero por las esquirlas o fragmentos de los proyectiles, sin embargo, fueron superficiales, las lesiones podrían decirse graves, fueron los fragmentos que recibió en el rostro, afirmó.

Expresaron que las investigaciones se están llevando a cabo para esclarecer los hechos que ocurrieron en la comandancia de Rafael Delgado, sobre todo durante las fiestas del Santo Patrón en honor de San Juan Bautista del Río, apuntaron.


De la Redacción