Córdoba, Ver.- El fiscal Luis Ángel Bravo rechazó se fabriquen “chivos expiatorios” en el caso del expolicía municipal y luchador, pues no es la Fiscalía la que lo inculpa sino “ciudadanos valientes” que lo señalan como la persona que los agravió y que seguirán todavía en el proceso de la mano con la Fiscalía para lograr que quien comete un delito, tenga el más ejemplar castigo.

Tras asistir a misa dominical en la Catedral, la cual fue oficiada por el obispo Eduardo Patiño, el fiscal Luis Ángel Bravo advirtió que quienes se ofrezcan como testigos de cualquiera de las partes, serán sujetos a rigurosos interrogatorios por parte de los fiscales y también de la defensa y advirtió: en los tribunales la mentira es un delito.

“Es muy respetable la manifestación y las defensas mediáticas (de luchadores), pero donde deben de convencer es ante los jueces no confundiendo a la sociedad. La sociedad debe saber que este caso no fue forjado por un Fiscal al que se le ocurrió decir que esta persona fue responsable de delitos, no, son los ciudadanos responsables y valientes que señalaron a esta persona como la probable persona que los agravió”, reiteró.

AVC