Orizaba.- Policías Ministeriales de la zona Córdoba-Orizaba, se encuentran molestos luego de que el delegado y el comandante de esa corporación, les suspendieron sus vacaciones, pero por instrucciones superiores tuvieron que acceder, y ahora en “venganza” por quejarse solo autorizaron que un agente policiaco se vaya cada 21 días.

En Orizaba son 18 elementos de esa corporación los que se encuentran desesperados e indignados por esta situación, pues no podrán estar con sus familiares “por estas malas decisiones”, dijeron, que les afecta notablemente.

Y es que el delegado de la Policía Ministerial de la zona centro, Braulio Rivas, junto con el comandante de Orizaba, Marco Alexander Sánchez Sánchez, decidieron no otorgarles sus vacaciones.

Esto provocó una gran molestia entre los agentes y uno de ellos decidió acudir a Xalapa, donde les informó a sus superiores lo que estaba pasado en la zona Córdoba-Orizaba, por lo que le ordenaron al delegado que les otorgara sus vacaciones.

Este jefe policiaco tuvo que acceder y junto con el comandante Alexander, los citó a una junta y luego de amenazarlos por haberlos acusado con sus superiores, les indicó que él que saldría de vacaciones sería Antonio Alvarado Acatécatl escolta de la coordinadora de los fiscales, Clarissa Tapia Urías, sin que hubieran hecho algún sorteo, para ver quien era el elegido, “pues tal parece que hubo favoritismo y por quedar bien con la Fiscal”, dijeron los inconformes.

De la Redacción