Ciudad de México.- Más de medio siglo sin ser campeón, cambio de dueño y dificultades económicas son algunos de los problemas que ha enfrentado el Atlas, equipo de futbol que ahora se encuentra en el ojo del huracán tras revelarse que algunos de sus ex jugadores están vinculados con una red de narcolavado investigada en Estados Unidos.

Se trata de Pavel Pardo, Juan Carlos "La Pájara" Zárate y Miguel Zepeda, ex futbolistas del equipo tapatío que se asociaron con Rafael Márquez en empresas señaladas con vínculos con redes de narcolavado por el Departamento del Tesoro de EU.

Zepeda incluso formó parte, junto con Márquez, del grupo de inversores que intentaron registrar ante la Federación Mexicana de Futbol al equipo Coras de Tepic, proyecto que la Femexfut echó para atrás por presuntos retrasos en la entrega de documentación.

"Yo lo que sé, extraoficialmente, es que ni siquiera fue sometida a votación. Llegaron los directivos y presentaron la posibilidad de hacer tres zonas de 9 equipos y nunca presentaron en la asamblea la inclusión de nosotros (Coras Tepic).

"Es una injusticia, yo necesito saber cuáles fueron los razonamientos que utilizaron para no haberlo hecho", explicó en julio de 2008 Felipe Flores Gómez, entonces directivo de Coras y presunto miembro de la red de narcolavado que encabeza Raúl Flores Hernández "El Tío".

Actualmente, Flores Gómez figura como vicepresidente del equipo de Segunda y Tercera División "Guerreros de Autlán", el cual es presidido, de acuerdo con la página del equipo, por el propio Flores Hernández.

El portal de "Guerreros de Autlán" expone que también forman parte activa del club el hijo de "El Tío", Raúl Flores Castro, como secretario, y Óscar Armando Jiménez Hernández, como gerente, y quien también formaría parte de la red.

Entre los socios fundadores del club figura asimismo María Isela Chávez Martínez, presunta integrante de la organización criminal.

Miguel Zepeda fue además quien llevó al hospital a David "Magic Mendoza", también ex jugador del Atlas, la noche en que fue asesinado en noviembre de 2002 cuando conducía la camioneta de Omar Caro Urías en compañía de Víctor Manuel Carranza Zepeda, quienes también figuran en la red exhibida por autoridades estadounidenses.

"La verdad que se me hace muy raro, porque al 'Magic' lo conocí hace 14 años y nunca fue una persona mala, se puede decir así, no sé las razones, la verdad.

"Bueno, ya pasó esto y esa persona lo hizo con dolo, pero la pregunta que yo me hago es por quién. No se metía en líos", expresó Zepeda tras el asesinato.

La noche del incidente, el "Magic" Mendoza se encontraba, además de Caro Urías y Carranza Zepeda, con Raúl Flores Castro, hijo de "El Tío".

Agencia Reforma