Ya asemejándose a los siete colores del arco iris, vaya que si el manoseo sobre los sacros colores del equipo América, los originales, azul y crema surgidos desde aquel legendario año de 1916, han sido mancillados en una y otra ocasión hasta terminar formando una mancha amorfa casi regada sobre el piso, ya habiendo pasado a la historia aquellos matices que durante mucho tiempo fueron intocables, y que sirvieron entre muchas cosas positivas para una real identificación del susodicho escuadrón capitalino.

Viniendo todo esto debido a que ya se anunció de manera oficial que el tercer uniforme del equipo de las Águilas ya es el teñido en color verde, preguntando uno el porque de esa decisión que parece enteramente desafortunada, sobre todo cuando se recuerdan las palabras de los viejos seguidores del conjunto de marras, aquellos que tenían en los altares de sus plenos recuerdos deportivos los matices azules y cremas, que vaya que si sirvieron para a macizar más y más la pasión por dicho equipo.

Quedando ya en el más pleno de los olvidos aquella camisa de colores crema junto con el short y las medias azules, junto con el inicial mote de guerra de los azul-cremas, para luego adoptarse el nombre de Canarios en los años cuarentas, desapareciendo al poco tiempo dicho clamor de guerra, debido a que el equipo del Morelia tenía el mismo grito de tribuna, siendo la primera variante de dichos apodos el de los Millonetas, hecho que se gestó desde la llegada al poder del equipo defeino por parte de Emilio Azcárraga Mimo, comprando acciones y la propia alma del América desde aquel año de 1959, siendo su brazo derecho el inolvidable directivo, tal vez el mejor que ha existido en el propio balompié mexicano profesional, Guillermo Cañedo de la Barcéna, contratado por el visionario empresario, extraído de la selva cañera de Zacatepec, para llevarlo a la propia capital.

Azcárraga Mimo padre de Emilio Azcárraga Jean en tiempos actuales dueño absoluto del equipo americanista, supo conservar los colores naturales y queridos del cuadro capitalino, más la llegada a la regencia deportiva de Emilio Diez Barroso, iniciaría la serie de metamorfosis, no tan felices como se podía uno imaginar.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tomás Setién Fernández

« A MANERA DE COMENTARIO »


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz