David Bazán

El Mundo de Orizaba


Orizaba evidenció que la victoria de la semana pasada ante Politécnico fue nuevamente un espejismo, ya que este sábado el conjunto dirigido por Carlos Reinoso Arriagada mostró las carencias que le aquejan desde hace unas semanas, al ser víctimas de Chapulineros de Oaxaca, que mostró mejores argumentos al imponerse 1-3.

El juego en el que Orizaba consolidó su falta de argumentos para responder ante las adversidades, formó parte de la jornada 5 del Clausura 2016 de la Liga Premier de Ascenso (Segunda División).

La pesadilla para Albinegros no tardó en llegar al Socum y fue al minuto 5 cuando la visita pegó tras la anotación de Jesús Henestrosa, quien con habilidad burló en el área al portero bicolor Héctor Preciado para decretar el 0-1. 

Las cosas empeorarían para los bicolores cinco minutos después, tras la segunda anotación de Chapulineros, que aprovechó la complacencia y desconcentración de la zaga bicolor. 

Manuel Hernández se encargó de inclinar completamente la balanza a favor del conjunto oaxaqueño, que supo aprovechar las facilidades de su rival para ponerse 0-2. 

El resto del primer tiempo un vendaval de imprecisiones agobiaron a Albinegros, que aunque intentó reaccionar no pudo descifrar el parado táctico de Oaxaca, que tuvo incluso la oportunidad de marcar dos anotaciones más pero los postes le negaron la goleada. 

Con un Albinegros errático en su funcionamiento y sin respuesta para la reacción, terminó el primer lapso del encuentro. 

Para el segundo tiempo, Orizaba, que jugó ante 10 hombres por la expulsión del propio Manuel Hernández, quien insultó al árbitro al final de los primeros 45 minutos, consolidó su pésima actuación al ser incapaz de tomar las riendas del encuentro a pesar de tener la ventaja numérica. 

El acabose de Albinegros llegó al 54 al recibir el tercer gol de la gris tarde por conducto de Demetrio Torres, quien perforó una barrera endeble en un tiro libre para poner cifras definitivas. 

Con el tercer clavo en el ataúd, Albinegros, buscó hacer más decoroso el marcador, el cual haría por conducto del argentino Rodrigo Holgado. 

Sin tiempo para más y con una afición que salió nuevamente molesta del estadio Socum, Orizaba reafirmó que los objetivos planteados por la directiva para este certamen se encuentran en otra dimensión. 


Balance

Con su segunda derrota del torneo, el conjunto bicolor se estableció momentáneamente en el octavo peldaño del Grupo III, con 7 unidades cosechadas.

Para la jornada 8, el equipo chayotero medirá fuerzas en calidad de foráneo ante Tiburones Rojos de Veracruz, que navega en la parte baja de la competencia. 


Espejismo

Las victorias de visita ante Sporting Canamy y Politécnico en las jornadas 2 y 4, resultaron ser un espejismo para Orizaba, al medirse a rivales que pagan derecho de piso al debutar.