Rara y mortal corbata presentó el Guadalajara dentro de su llegada a la jaula de los Pumas, no siendo para nada de seda y sí en cambio formada por una reata marca diablo que terminó por hacerle el nudo para colocársela de manera inmediata en el centro del cuello.

Tomando la cicuta con su propia mano y voluntad el cuadro de los Colomitos para sufrir la derrota, desde anotar un autogol, hasta fallar un penal prácticamente en la postrer jugada del bastante feo cotejo, que solo arrojó un tanto, y eso con el sello de la traición remarcado por Judas Iscarriote Alias Jair Pereira.

Poco que redactar detrás de la primera fecha de un torneo que comenzó como se venia pensando, es decir detrás de mediocres cotejos, solo salvándose de la quema el campeón Pachuca, que vaya que si hizo cera y pabilo de su mascota predilecta, un león de puro peluche, y sin ninguna clase de dientes oliendo a tocador de quinceañera.

Resultando lo demás, lo de menos, incluidos los éxitos de Tijuana, América y Querétaro por el idéntico marcador de dos goles por nada, cayendo de manera respectiva Morelia, Chiapas y Veracruz, que desde la subida del telón dieron muestra de tener patas de palo y parches en los ojos, no como piratas de los siete mares sino como equipos lelos y hasta cojos.

No pudiendo faltar los repartos de puntos de manera amables y gentiles, apareciendo dos cotejos coronados por las roscas y por la falta de contundencia de delanteras de equipos como Necaxa, Cruz Azul, Santos y Tigres, encuentros que francamente valieron para el gato con su cuádruple plato de viles pellejos sin colas de ratones dentro.

Mientras que Monterrey con todo y su nómina de las mil y una noches, igualando a un tanto con el modesto Puebla volvió a dejar en evidencia a su propio director técnico Toño Mohamed, aquí entre nos entronizado como el mejor director técnico del pasado certamen, dentro de la entrega de esos balones de oro lo debidamente desinflados, y hasta de forma cuadrada.

Quedando en evidencia a la vez jugadores remarcados por millones de pesos y hasta de dólares, que al momento decisivo mandan a la tiznada los lanzamientos de penales en los postreros minutos, o jugadas de los partidos, saludos a Carlos Peña de Chivas.

Se anotaron 17 goles en esta primera fecha.